Preservar la Fertilidad: Congelar Óvulos y Esperma

Solo tú sabes cuándo es el momento oportuno para tener hijos

Es obvio que cada vez retrasamos más la maternidad. Tener hijos ya no es una obligación cuando cumples cierta edad. La falta de tiempo, la completa dedicación a nuestro trabajo, tener estabilidad económica, un hogar, etcétera, son elementos que hacen que vayamos retrasando la idea de tener un hijo. Queremos tenerlo todo más o menos resuelto antes de la conciliación familiar, pero podemos dejar una puerta abierta a la maternidad sin renunciar a nada…

Por otro lado, están las personas que, sin entrar en sus planes, desarrollan enfermedades cuyos tratamientos son agresivos y pueden acarrear serias consecuencias como la de la infertilidad. Ante estos contratiempos y saber que tienen claro el deseo de tener descendencia, y ante la posible incapacidad de no poder llevar a cabo este plan en el futuro, optan por congelar sus gametos para poder utilizarlos más adelante.

A medida que pasan los años, nuestros gametos (óvulos en el caso de la mujer o espermatozoides en el caso del hombre) van perdiendo cantidad y calidad. Para garantizar y preservar este punto de fertilidad deciden acudir a centros especializados donde podrán congelar su futura descendencia sin ningún tipo de alteración.

Para parar el tiempo, tan solo hay que seguir tres pasos:

estimular, extraer y congelar. Estimular la generación de óvulos, extraerlos con una sencilla punción y enfriarlos para que en cuestión de segundos estén preservados 

Gracias a la técnica de vitrificación ya no es necesario acudir a un banco de donantes para engendrar tu bebé. Puedes hacerlo con tu propio óvulo o con los espermatozoides de tu pareja, si la tienes. Para llevar a cabo este proceso, se utilizan crioprotectores, que son unas moléculas que no permiten la formación de los típicos cristales de hielo. Con esto se evitan posibles daños en las células y los tejidos.

Vitrificar los Óvulos

Los óvulos se preservan vitrificados en pajuelas específicas para este proceso y son almacenados en el interior de una serie de tanques con nitrógeno líquido. Este lugar se llama banco de óvulos y pueden preservarse por tiempo indefinido.

Para que una mujer pueda vitrificar sus óvulos debe administrarse medicación hormonal, cuyo tratamiento será impuesto por el médico. Este proceso estimula la maduración de varios óvulos a la vez, lo que facilita su aspiración a través de una punción.

Congelación de Esperma

En este caso, el hombre no debe seguir ninguna pauta médica para congelar su esperma. Solo se requiere una privación de sexo durante tres a cinco días. La muestra se recoge y se analiza la calidad de los espermatozoides a través de un seminograma. Tras el proceso se determinarán los espermatozoides con mayor calidad, los cuales serán los nominados a ser congelados para la posterior descendencia.

Aquí también se guardan los gametos en pajuelas, se congelan y guardan en bancos de semen indefinidamente. Las características tras la vitrificación no se alteran y se mantiene intacta la calidad de los espermas. 

Personas que recurren a este Método

Preservar la fertilidad tiene un coste, sobre todo si se lleva a cabo por lo privado y eres mujer, ya que extraer los óvulos requiere intervención. Por el contrario, en el caso del hombre el coste es bajo ya que el proceso sol requiere una muestra del semen y es menos elaborado.

Como hemos mencionado al principio, una mujer en la actualidad, generalmente decide ser madre a una edad más avanzada. Teniendo en cuenta que con el paso de los años las posibilidades de poder quedar embarazada van disminuyendo, la mejor manera de garantizarse una descendencia es a través de este método. A partir de los 32 años las posibilidades de ser madre se reduce a un 9% y con 40 a un 3%. La cantidad de óvulos van mermando hasta su desaparición, lo que conocemos por menopausia. Esto generalmente ocurre entre los 45 y los 52 años.

Sin embargo, en nuestro país, las personas con cáncer pueden optar por esta técnica de forma gratuita. Cuando se sabe que el tratamiento que deberán seguir les puede afectar en un futuro a la hora de querer tener descendencia, la Seguridad Social se encarga de la vitrificación de óvulos y espermatozoides, a la vez que también se ocupan de posteriores inseminaciones una vez que la persona afectada esté recuperada. De esta manera, tanto hombres como mujeres sometidos a ciertas enfermedades también podrán garantizar una descendencia en un futuro.

Si has leído todo el artículo y barajas esta opción en tu vida observarás que no es tan complicada como te imaginabas, por suerte, la ciencia nos ofrece una gran oportunidad, el tiempo.

Tal vez también te puede interesar el siguiente artículo:

Gestación Subrogada

Publicado por | 2017-10-03T23:42:59+00:00 3 octubre, 2017|Categorías: Life Style|Tags: , , , |Publica tu comentario

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies