Síndrome del Impostor

Te ha pasado alguna vez ir a trabajar o presentar un proyecto y tener la sensación de ser un fraude?, esa sensación se denomina el síndrome del impostor (no suena demasiado bien) a menudo también se le etiqueta como el síndrome del fraude (que suena peor) y aunque cuesta de creer,  el 70% de la población lo ha padecido en algún momento de su vida. No es grave, tampoco tiene por qué ser algo crónico, en la mayoría de casos es otra etapa más, pasajera u ocasional de nuestra vida. Sin embargo, si la sensación persiste tal vez es el momento de replantearse alguna opción, o algún cambio en nuestro comportamiento.

¿Crees que eres un fracaso y tienes miedo a que en algún momento alguien te descubra? Te diré una cosa, no pasa nada, no eres la única persona que se siente así, hasta las personas más exitosas han pasado por este episodio. Si te domina una gran preocupación por desempeñar favorablemente una tarea y tienes tendencia a subestimarte ….. podría ser un síntoma del síndrome del impostor.

Estamos hablando de un trastorno psicológico (LEVE) en el que, incluso muchas personas con éxito no son capaces de asimilar sus logros. Este problema está más vinculado al perfeccionismo y a la inseguridad crónica que a la baja autoestima o falta de confianza. De hecho, son muy propensos a pasar por estos episodios los que más éxitos y logros consiguen, en fin que el éxito mal gestionado también tiene su reverso

A pesar de demostrar la capacidad en el trabajo, las personas con este síndrome están convencidas de que no merecen el éxito logrado. Estos “impostores” no admiten que se les demuestre su éxito y creen que lo conseguido ha sido por pura suerte. La sensación de estar engañando haciendo que los demás piensen que son inteligentes es constante.

Este síndrome puede llegar a afectar negativamente en una carrera profesional. La idea de no poder cometer errores puede obsesionar a esa persona dando lugar a ser improductivo. De hecho, algunas no aceptan puestos de nivel superior para esquivar ese tipo de responsabilidad por miedo a que descubran su incompetencia, cuando realmente resultan ser personas muy aptas para el puesto. No corren riesgos ni se atreven a pedir un ascenso porque tienen miedo de no estar a la altura, así que trabajan por debajo de su potencial.

 

Millones de hombres y mujeres creen no ser capaces como creen el resto, un ejemplo sería el de la actriz Kate Winslet. La constante sensación de no estar a la altura puede provocar ansiedad y depresión.

Donde la competencia es mucho más alta suelen prevalecer estos casos del síndrome del impostor. En muchos casos no creen ser lo suficientemente buenos o competentes para el nuevo reto o puesto de trabajo. Según los expertos, existen cuatro posibles causas que pueden originar este síndrome. Percibir conceptos como éxito, trabajo o competencia son factores que pueden originar este síndrome

La dinámica familiar a lo largo de la infancia. Cuando tienes un hermano o hermana supuestamente más inteligente y tú quizás seas la simpática. La presión recibida por sacar buenas notas, haber tenido padres exitosos y creer que has sido la oveja negra de la familia, etcétera.

Los estereotipos sexuales. Los expertos creen que es igual de frecuente en hombres como en mujeres, aunque hasta no hace mucho, se creía que eran más propensas a padecerlo las mujeres. Las razones, todas las conocemos, querer ser madres a la vez que buenas profesionales o el éxito frente al fracaso en la sociedad.

La percepción del éxito, competencia y fracaso. En este caso, la lista de exigencias y requisitos que se exigen a sí mismas son imposibles de llevar a cabo.

La diferencia salarial. En el caso de la mujer, la realidad en el mundo profesional también puede ser una causa para desarrollar este síndrome.

La conocida psicóloga Pauline Clance fue quien acuñó este término en 1978, quien declaró a su vez haber sufrido el síndrome durante su etapa escolar.

Cuando Pauline Clance hacía un examen tenía un miedo atroz ante la posibilidad de suspender. Terminó por guardarse sus miedos porque sus amigos estaban ya cansados de tantas preocupaciones exageradas

A pesar de los logros que obtienen, los llamados impostores presentan importantes dudas acerca de sus habilidades y creen que éstas son injustificadamente sobreestimadas por los demás. Según los expertos lo más normal es que vaya desapareciendo con el tiempo, aunque es importante saber mantener los guiones internos ante cualquier situación de estrés. Existen varios consejos para tratar de esquivar esos sentimientos que llegan a perjudicar y lo voy a compartir.

Reconocer y ser capaz de plasmar por escrito lo que se siente cuando surja la sensación de “impostor” es un paso importante ya que ayuda a romper ese ciclo de pensamientos negativos. El hecho de escribirlos hace que se vean los pensamientos desde una perspectiva diferente. Como sugerencia hacer una lista de TUS puntos fuertes y llevar a cabo una lista de TUS logros para recordarte y reafirmarte que no eres un fraude, eres bueno en lo tuyo.

En cualquier caso, afrontar el problema te hace sentir más fuerte, aunque un poquito de este síndrome tampoco es malo, ya que de esta manera mantienes tu humildad y concentras tu atención en mejorar esos hábitos. Volverte megalómano y creerte que eres infalible, también puede ser perjudicial, así mantener cierto equilibrio es lo que cuenta.

Una pizca del síndrome del impostor no es tan malo aunque, merece la pena prestarle un poquito de atención.

… un día muy lejano, una persona muy cercana y muy sabia me alertó de que la falsa modestia se podía considerar como un defecto, así que agradece siempre los cumplidos

Publicado por | 2017-12-02T19:58:45+00:00 2 diciembre, 2017|Categorías: Life Style|Tags: , , , |2 Comentarios

2 Comentarios

  1. JP GUARDIA 27/12/2017 en 18:07- Responder

    Los morosos profesionales que tengo, intentan hacerme sentir un fraude, pero no lo lograrán.

    • Asun Belda 28/12/2017 en 18:50- Responder

      Hola JP, me parece genial tu actitud, una cosa es que TU te consideres “un fraude” y otra muy diferente que quieran que te sientas un fraude. Todo mi apoyo, un saludo,
      asun

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies